Peleas de colchón y lágrimas secas (1)

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0% (0 Votes)
Ratio:  / 0
MaloBueno 
Tamaño letra:

 

peleas de colchon

 

Peleas De Colchón Y Lágrimas Secas

FDO: G.J.

 

Todo estalló una tarde cualquiera, una pareja hacía el amor en el parque, y su gemidos alteraban a dos viejos ancianos que celebraban el medio siglo juntos, Al lado de donde hacia unos segundo unos chiquillos se habían dado su primer beso, y sudores, escalofríos, y sensaciones nuevas recorrían su mente en este inexacto instante.

Nosotros acabábamos de llegar tistes de la casa de tu madre, me habías contado por el camino una estúpida anécdota de cuando eras niña, y yo me había cabreado, no por la anécdota en sí, sino por haberla encontrado estúpida antes nunca me hubiera pasado, me fascinaban cada uno de tus defectos, te quiero.

 

Tu mal humor está claro, aún con tus dificultades para concentrarte nunca te fue demasiado difícil descubrir cuando estaba en el mundo, o cuando había huido a alguna de mis historias  sin sentido, a alguno de mis cuentos perdidos; sumergido en mi red de pensamientos en los que nunca estabas tú.

Otra noche más, otra vez a matarnos con las palabras, a lanzarnos cuchillos que recriminan; es tarde o al menos eso me parece; otra vez más a mirarte mientras duermes, a pelearme con tu respiración dormida, a imaginar bajo la sabana tu piel y mi piel y no poder levantarme de la silla en la que fumo, no por placer, sino por asco, si no estás tú, quiero morirme y esta es la mejor forma que he encontrado.

Al menos esto es lo que yo creía, pues a diferencia de otras noches, el polvo de reconciliación lo cambiamos por otro, con sabor a despedida, con lujuria y desenfreno, con tanta pasión que ya no cabía  amor, o  tal vez, es que ya no quedaba, yo disfruté como hacia mucho que no lo hacia y en el momento final, sentí como algo en el pecho sin saber muy bien porque se me partía.

 

Los días pasan, y a tu lado parecen pasar de puntillas, con un cuidado extremo, como con un respeto sepulclar a tu persona, ha pasado el tiempo pero no dejo de pensar en aquel polvo, en aquellas sabanas, he analizado sistemáticamente cada uno de los detalles de esa extraña noche, y no parece tener nada especial, pero sin embargo todo es diferente desde entonces, nos respetamos, y eso es asqueroso… Hoy me he dado cuenta de que necesitamos un respiro, tanto amor nos está matando… cuanto duraremos… Cuánto?

Tu respiración es una sinfonía casi hipnótica, el mismísimo Beethoven, esta en mi habitación hay tercetos de cuerda rodeándote, vientos, percusión, todo un teatro mirándote, y tu en medio, me parece oler la primavera en tu cuello, mientras esta melodía me hace bailar y bailar, debéis pensar que estoy loco, pero es que vosotros no la habéis visto como yo, no estoy loco, es simplemente que la conocí.

Esa sábana que te envuelve, es un dolor constante, pero no me atrevo a levantarla, es tanto lo que impone, como la débil cuerda de terciopelo que defiende la todo poderosa obra olvidada en una esquina, y es que no puedo olvidar ninguno de tus gestos, te quiero tanto te quiero tanto, no quiero olvidarlo jamás, eres tu y soy yo, y juro que jamás volveré a sentir ese sentimiento tan asqueroso, que confieso haber sentido a veces.

Han llamado a la puerta, solo era el maldito cartero, que viene de nuevo cargado con besos y abrazos, felicitaciones, sonrisas y lágrimas, que te ha despertado, debes estar esperándome en la cama, pero me da miedo  acercarme, mis pies no se mueven, la rabia aumenta, y es que te quiero tanto, que a veces te odio, y eso es algo que no soporto, y tu habitación se aleja cada vez más dejando entre tu y yo un silencio extraño una angustia desmedida, que hace presagiar lo peor, creo que voy a quedarme aquí, habrase visto alguna vez tal cobardía?, pero la verdad es que no puedo más no puedo llegar allí y discutir, que todo lo que hemos pasado mientras dormías quede olvidado, sería un golpe demasiado duro, te quiero tanto, que soy incapaz de ir a verte.

Así que me marcho.

Y al volver vuelvo empapado en mierda que me confunde que me dice que ese es el camino y eso es mentira, no hay camino sin ti, sin ti solo hay mierda

No me pidas que siga con esta farsa, con esta estúpida manera de adornar un puñal que solo hace que vomite sangre a borbotones, que me destroza por dentro, no me mires con los ojos envueltos en cariño si en el fondo esconden veneno, no me tiendas tu mano si luego me la quites y no me enseñes tu boca si solo escondes escupitajos que me lanzas entre risas.

Y no es rabia si no pena, esta situación que mantenemos este tira y afloja a ver quien puede destrozar más el paracaídas del otro antes de saltar al vacío aun sabiendo que la ostia es para ambos.

Basta ya de esas miradas de cordero degollado, muestra el lobo que escondes ahí debajo muestra como te entristece cuando me ves completamente libre, que no niego que me quieras, pero espero que entiendas que tu forma de mirarme y de tratarme no es la misma.

Que cuando estamos bien volamos mucho mas lejos que ninguno, hacemos que los problemas sean diminutos y que desparezcan de nuestra vista quedando solo, los dos en medio de nada, solo contigo, teniéndolo todo.

Concédeme un instante para que memorice tu rostro, pero solo uno, tal vez así solo recuerde el verde de tus ojos, y se me olvide cada instante que pase contigo, que si lo nuestro era amor era ardiente, ya solo quedan nuestras brasas arrasadas, los cimientos demolidos, un intenso humo con ligero aroma a nosotros.

Esta todo vendido, y el olvido lo ha comprado todo recoge lo que sembraste, no quiero ver nada que retenga tu recuerdo, por que te quiero y no te olvido, por que no encuentro la manera, de dormir sin soñar contigo..

 

 

Y si algún día vuelves, hazlo desnuda, no lleves recuerdos ni mentiras, viste la inocencia de una nueva vida ,viste la sonrisa que lucías tiempo atrás, aun recuerdo esa sonrisa….

 

 

Has recogido tus cosas, has dejado lágrimas mojadas sobre el colchón donde tantas veces te desnudaba, donde tanto hemos querido, y disfrutado, es ya tarde para pedir que te quedes, y aunque no lo fuera no lo haría, mi cabeza no me deja, ya sabes, lo de siempre, me enciendo dos cigarros y me los fumo de golpe, quiero morirme, pero me niego a que me mates.

 

 

 

Merece le pena ahogarse entre corales, que no haber nadado nunca a mar abierto, el miedo es lo más osceno del ser humano.

Powered by Bullraider.com
Lunes, Febrero 19, 2018

Escritores y Lectores

Hay 55 invitados y ningún miembro en línea

Descubrir...

Encuesta Twitter

Safe Creative #0910120060733