Ocurrio en Navidad

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0% (0 Votes)
Ratio:  / 0
MaloBueno 
Tamaño letra:

Ocurrió en Navidad


Cuentan que esta historia es real, fidedigna e indiscutiblemente cierta. Le pudo ocurrir a cualquiera pero le paso a Martín. Si, el joven soñador de Managua que jugaba chibola  descalzo y cazaba garrobos con la parvada de chavalos de la Lupe Jiménez sin importarles que invadieran la propiedad privada. No es de eso que quiero hablarles. Sino de lo que le ocurrió esa Navidad.
El mentado Martín era ya un matacancito, con las cosas que habían pasado de la revolución y eso, ya sintiese hombrecito y se enrolló con unos chavalos diz que a liberar Nicaragua. Como sus padres habían sido tan estrictos no se extrañaría uno que se rebelara la sangre joven.
 Su padre había trabajado como piloto de la guardia, se ganaba la vida visitando toda latinoamericana, el joven aspiraba a tener ese uniforme paterno para infringir el mismo respeto que él. Así que una noche tomó la decisión de fugarse con solo veinte pesos que le había robado a su madre de la alcancía de la virgen; con ese dinero la señora pretendía comprar algo para regalárselo a los chigüines que llegarían a gritar: ¿Quién causa tanta alegría?...- será para una noble causa-se auto consolaba mientras corría para la pista donde lo esperaba un carrito voslkwagen.  No se supo como entro tanto chavalo a ese pobre vehículo con el motor en las tapas, pero haciendo de suerte de malabaristas arrancaron los ideales de siete jóvenes que añoraban ver una Nicaragua libre.
Al amanecer sus madre lo buscaba incesantemente por todo el barrio.Doña Rosa , madre de Martín, preguntó en el colegio, en la iglesia, incluso donde una jovencita que ella como madre sabia que se había enamorado del joven. La repuesta era una negación con la cabeza. –No te aflijas Rosa ya verás que apenas pase esto los chavalos volverán -la consolaba el sacerdote. – pero porque no me dijo... no le pude ni dar la bendición, si me lo matan me muero. -El cura ya no sabía que cita bíblica mostrar para consolar a la madre así que se acerco al santísimo y le dijo ese: -Mi señor ya hice lo humanamente posible ahora hace vos lo divinamente posible. Beso la hostia y se alejó.
Martín y su tropa estuvieron como ellos decían tuanis,pasandola a lo grande, por una semana. El carrito había llegado a una zona de Matagalpa de donde tomaron un bus y los llevó a matiguás . Allí parecía el paraíso. Con árboles frutales y carne asada de las vacas robadas de las fincas vecinas. Licor  a lo descocido, oyendo música de Abba y los begges a todo volumen. Y lo mejor sin los entrometidos padres que le dijeran:- ¡vago anda estudia! Ahora salvaría al resto de jóvenes de Nicaragua y tendría un uniforme no como el de piloto servil de su padre; sino uno camufle así se haría respetar.
Ya por la madrugada después de tanto bacanal sintió un golpe que lo suspendió de la hamaca donde reposaba.-¡ Váyase a la trinchera y tome su AK.! Si entra en combate llame refuerzos.
Eran como las tres de la mañana y los silbidos de las balas suspendieron a todos. Martín corrió como nunca... deja botas y camisa tirada por todos lados; por fin entro a la trinchera y vió al sujeto dormido:- ¡no seas caballo maje! ¡dispara que nos matan!. No pudo más que tomar la ametralladora y disparar a lo loco. Así pasaron tres horas. Ya en la mañana quiso despertar al compa que se durmió en su puesto.-¡Por este baboso casi nos matan! empujo al sujeto varias veces, era inútil. Entonces comprendió la horrenda realidad. Salió con las piernas temblorosas en retroceso sin despegar los ojos del compañero muerto, quien sabe desde que horas.- ¡Que pensas de la vida!- De nuevo la voz del capitán. Esta vez  vió bien, estaba lleno de lodo  entre otras cosas que prefirió no especular. -¡Quítale lo que podas cargar! Botas, camisas y principalmente municiones; nos vamos a seguir a esos reptiles somocistas ¡Patria libre o morir!
El pobre Martín nunca se imaginó el cruel destino que se había labrado. El capitán los levantaba a media noche y caminaban casi sin rumbo. La comida era lo de menos, arroz cocido con plátano verde cocido. Como extrañaba los frijolitos fritos de su madre. El gallo pinto que cuando no quería lo daba  a las gallinas… como extrañaba la polvorienta calle del barrio y la perra renca de la vecina cuando ladraba a media noche… y sobre todo como extrañaba a la mujer de sus desvelos; Aura. Quizás ya tendría un nuevo pretendiente.. un hijo de algún guardia o un muchacho pudiente. Aura era bella, con sus ojos negros que brillaban como estrellas y esa figura de ninfa atrapada en la espesa selva de su cabello. Recordó la vez que la conoció fue en el colegio. Ella con su uniforme de colegio de monjas se bajaba frente a su casa del recorrido escolar. Como buen caballero la acompañaba a su casa para luego entablar una plática sin sentido.
La vez que se le declaró  su amor le llevo a unos amigos con guitarras y le canto una canción ridícula que le compuso…su primer beso fue aquel día lluvioso de mayo cuando regresaba del colegio y aprovecho el refugio de un paraguas y arrebato en un destello la virginidad de sus labios rojos y frescos como manzanas...
El frio de diciembre avecinaba el fin del año quizá ya su madre le haya disculpado el dinero robado. entraron nuevamete a combate y un zumbido en el oído lo aturde tanto que lo desubicaba. un dolor en el brazo lo hace retorcerse y por último cae inconsiente. Al despertar esta en la cobacha de los heridos. la escena parecia sacada de thriller o una pelicula de terror los heridos se quejaban...y las vendas ensangrentadas se adherian a sus carnes.
El sargento se acerca:-¿ya te sentís mejor?¿podés caminar?- el joven aun mareado se levanta. el hombre mal humorado le extiende un papel:- te irás de pase por las heridas.no te quiero ver cerca de mi tropa.-¿Que pasó?- ¡no lo recuerdas!una bomba te cayó encima y solo tenes un brazo golpeado. el hombre se gira:-debes tener conecte alla arriba, esa bomba dejó un agujero que se traga un IFA.
El joven ni lerdo ni perezoso a como puede se monta en el IFA que lo deja en la entrada de un pueblo de alli se las arreglaría solo. Ya era de noche y no habian buses para Managua hasta por la mañana. Mira un hotel y entra:-¡Buenas noches! quiero un cuarto.la accion se repite por tres veces hasta que una bella dama aparece en el pasillo  vestia un vestido blanco extremadamente largo y un rebozo azul en la cabeza: -no hay quien atienda...pero si desea se puede quedar con nosotros. El joven prefire arriesgarse a  quedarse a fuera y morirse de frío. En la desvencijada habitación un hombre de gruesa barba esperaba a la bella mujer con un niño en las piernas: _¡buenas noches! sea bienvenido.-¿A ustedes también los dejó el bus?-Vamos a Belén, siempre vamos a pasar la navidad allá.- Martín recuerda que hay un municipio llamdo Belén en el departamento de Rivas.- es un largo viaje, les advierte el joven.-Por eso preferimos salir antes, ya ve en dos dias es navidad.-El muchacho hace memoria, tanto tiempo lejos de casa habia perdido hasta la noción del tiempo. Se asoma a la ventana sucia y mira las luces navideñas que adornaban las casas vecinas.-¡tenga, lo mantendra calientito! La señora le ofrece un chocolate caliente al joven y un plato de gallopinto y queso con tortilla.-¡No puedo aceptarlo!le quito la comida a su familia.
No se preocupe tengo suficiente.-contesta sonriente la señora.que con su sola presencia iluminaba el entúlido cuarto. El hombre barbado sienta a una improvisada mesa a su invitado y exclamando una pequeña oración empieza la cena. A Martín la humilde comida le parecía un banquete de reyes. Cada bocado le sabía a manjares y delicatesen o era el hambre y el cansancio que lo hacia parecer así.
Luego de cenar juega un rato con el bellisimo bebé, era de ensortijados cabellos dorados y piel muy delicada.  Deseaba aparte de ir a su casa, no alejarse de esas amables personas.Del cansancio se durmió hasta que los rayos de la mañana le golpeban la cara. Busca a la señora, al caballero y al niño. pero ya no estaban. al querer salir nota que la puerta esta cerrada muy bien:- de seguro no quisieron importunarme. Al salir al pasillo nota un enorme letrero en la entrada que en la noche no habia notado: EMBARGADA.
Al salir encuentra auna señora barriendo la acera y le pregunta por el dueño d el propiedad para pagar el cuarto a lo que la anciana responde: esa casa ha estado abandonada des de hace muchos años.- pero ayer habian unas personas...era un matrimonio y su niño.- No hijo, esa casa es inhabitable no pudieron hospedarse con un bebé.- al mirar mejor el joven nota que esta enllavado el porton asi que tuvo que brincar la cerca de hierro para salir.¿como pudo entrar?¿quien le gastó esa broma? o ¿será que vió a la sagrada familia? esos pensamientos lo acompañaban hasta divisar su casa. Su madre cae de rodillas dando gracias a Dios por tener de regreso a su refunfuñon y malcriado hijo.
Martín casi no habla del tema pero quienes lo han oído aseguran que no miente ya que en su espalda aun estan la cicatrices de la bomba. La guerra terminó y poco después se casó con Aura. Sea lo que haya ocurrido lo cierto es que Martín no olvida lo que ocurrió esa navidad.

Powered by Bullraider.com
Martes, Febrero 20, 2018

Escritores y Lectores

Hay 76 invitados y ningún miembro en línea

Descubrir...

Encuesta Twitter

Safe Creative #0910120060733