El Amor Consciente

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0% (0 Votes)
Ratio:  / 0
MaloBueno 
Tamaño letra:

 

EL AMOR CONSCIENTE


     Hasta ahora hemos aprendido que el amor es un sentimiento que se da y se
     recibe a través de alguien, por eso cuando nos enamoramos nos sentimos flotar;
     dando por hecho que eso que nos invade, lo produce la cercanía de la otra
     persona.
     Luego cuando la magia se debilita culpamos a la otra persona, porque creemos
     que nos ha fallado y buscamos en otra, aquello que damos por hecho que nos
    falta para sentirnos completos.
     Creemos que el amor solo es algo que se manifiesta al principio de la relación
     y que a través de la rutina las cosas cambian.
     La verdad es que el verdadero amor nunca viene a través de nadie y no es
     algo que se da y se recibe; es más bien todo lo contrario.
     El amor es la fuente, el origen de todo lo creado y brota sin cesar como un
     chorro de agua que nunca cesa.
     Como más nos conectemos a través de nuestro espacio interior, más nos
     desbordará y entonces solo ansiaremos compartirlo con todos, por lo tanto
    no es algo que demos ni recibamos, ya que todo lo creado: Personas,animales,
    plantas...cualquier lugar adonde se dirija nuestra mirada, está repleto de
    ese mismo amor, porque no hay lugar donde no esté presente puesto que es
    la misma substancia que mantiene unida a toda la creación.
    Es a partir de ese reconocimiento mutuo, cuando las relaciones que
    establezcamos, siempre funcionarán, porque ya no estarán basadas en lo
    personal que es manipulador y egoísta.
    Si creemos que nuestra felicidad depende de otra persona, exigiremos y
    demandaremos; en cambio si somos capaces de sentirnos plenamente dichosos,
    solo querremos compartir esa plenitud con el otro.
    El amor es totalmente inocente, no conoce la maldad, ni la envidia.
    Es aquello que nunca se lamenta porque acepta todo tal y como es.
    Está en nosotros, nunca nos ha abandonado y no hace falta que hagamos
    nada especial para volver a sentirlo, simplemente aprendamos a mirar con
    inocencia lo que somos y cuando alcemos la vista, veremos que siempre estuvo
    ahí, pero como estábamos tan sumergidos en nuestros pensamientos, éstos nos
    impedían verlo al igual que las nubes ocultan el cielo.
    Sin embargo el cielo siempre está ....
    La mente es un instrumento maravilloso que sirve para funcionar en el
    mundo correctamente, pero cuando nos identificamos con ella y nos vivimos
    como una idea, a través de esa idea vivimos, convirtiendo entonces el mundo
    como algo fijo y estático; miramos un árbol pero no tenemos la experiencia
    directa de él porque enseguida lo etiquetamos, vemos el conocimiento, lo
    aprendido, el pasado: Esto es un árbol.
    Pero la vida no es estática, se mueve, nunca se muestra igual.
    Recordemos cuando éramos niños:
    Veíamos el mundo como algo nuevo, fresco, diferente; nunca dejaba de
    sorprendernos ¿No es así?
   Luego empezamos a ponerle nombres a las cosas y a las personas, a partir
   de ahí como ya teníamos el conocimiento de ello, comenzamos a mirar a
   través del prisma de la mente y ya nada nos volvió a sorprender.
   Pero ¿Es necesario que estemos siempre pensando?
   La mente es tiempo, es memoria y el amor que es la conciencia de lo
   que somos es atemporal, es eterno, carece de tiempo y de forma.
   La mente es contenido, palabras, recuerdos, sueños, sentimientos,
   pensamientos, emociones.....Historia.
   Pero hay algo que está más allá de todo esto. Es aquello que lo contiene
   todo, un vacío donde todo surge espontáneamente y que es inmune a
   todo lo que sucede.
   Es ese espacio, ese vacío el que nos revelará quien somos. A través de la
   simple observación de la mente, se nos revelará una presencia, una
   atención que nos llevará de vuelta a la percepción directa de quien somos
   y como es el mundo realmente, detrás del barullo, del ruido incesante
   de la mente.
    Esa presencia, ese observador, es el Uno manifestándose en la
    multiplicidad y está en nosotros y en todo lo que vemos.
    Somos la eternidad viviendo en el tiempo, en la forma y cuando lo
    descubramos abrazaremos todo lo que pase en la vida, con una gran sonrisa.
    Es así como el amor dejará de lado el miedo, porque ya no temeremos
    nada.
    El mundo que vemos ahora es un reflejo del miedo, porque es vivido
    desde la mente y la mente al ser temporal, sabe de su finitud y por
    eso quiere perpetuarse aún sabiendo que su destino es perecer.
    Si nos vivimos como un pequeño “yo” separado del resto, nos viviremos
    con miedo y nunca conoceremos el amor verdadero, porque el amor
    es lo opuesto a ese miedo.
    Cuando abrazamos la plenitud del ser que somos, no volveremos a temer
    porque comprenderemos que lo que somos, nunca ha nacido y jamás
    morirá.
    Las relaciones entonces, son vividas como una oportunidad maravillosa
   para compartir ese amor, independientemente de lo que pase, pues
   todo aquello que sucede, sucede en el tiempo, pero nosotros al no
   vivir ya en él, no quedaremos afectados.
   Veremos que surgen sentimientos, emociones, palabras, silencios... y
     que todo surge sin nuestra intervención, como algo que desea ser
     manifestado. Después pasarán otras cosas o no pasará nada; no
     retendremos porque sin mente nada es retenido, todo es vivido con
     totalidad... y luego se va.
    Nunca nos aburriremos ni veremos a la otra persona como una imagen fija,
    de hecho ni siquiera nos veremos nosotros así.
    Todo es vivido en un constante ahora, como algo nuevo, desconocido.
     Solamente así, el amor es vivido en toda su plenitud.

Powered by Bullraider.com
Lunes, Febrero 19, 2018

Escritores y Lectores

Hay 48 invitados y ningún miembro en línea

Descubrir...

Encuesta Twitter

Safe Creative #0910120060733