Relato #1 Asombrosa Aparición de Jesuscristo

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0% (0 Votes)
Ratio:  / 1
MaloBueno 
Tamaño letra:

Autor: eduardo_dfuentes @ hotmail.com

LA ASOMBROSA APARICION DE JESUCRISTO  DELANTE DEL INCREDULO COLOMBIANO

AUTOR: discípulo de cristo    

E-MAIL: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

RELATO #1  DEL  TOTAL DE (40) RELATOS DEL AUTOR, PROXIMAMENTE AQUÍ OTROS (39) RELATOS. TODOS SON HECHOS REALES Y VERIDICOS DE LA VIDA DEL AUTOR, DONDE  PRESENTA: MILAGROS DE SANACION, APARICIONES DE LA VIRGEN MARIA Y ANGELES, REVELACIONES PROFETICAS, VISIONES ESPIRITUALES, FENOMENOS PARANORMALES Y CONTACTOS CON  OTROS ESPIRITUS

 

REVELACION

HECHO REAL OCURRIDO EN NOVIEMBRE DEL AÑO 2004, CIUDAD DE CUCUTA EN COLOMBIA, FRONTERA CON VENEZUELA.  “ en estas letras dejaré, Testimonio escrito, de forma explícita, de un hecho real, sucedido en la ciudad de Cúcuta en Colombia, en Noviembre del año 2004, allí relato, el día que mis ojos vieron a Jesucristo por primera vez. Estuvo frente a mí, se detuvo a corta distancia, y me otorgo de forma inmerecida, la oportunidad de poder narrar, un asombroso evento espiritual, de carácter sobrenatural y paranormal. “DIOS, dame la sabiduría para relatar nuestro encuentro, delante de todos los hombres”

RELATO #1

Encendí el motor del automóvil y salí aquella madrugada, tenía (42) calendarios encima, sin advertirlo me deparaba, el día más inolvidable, incomparable, asombroso, sobrenatural e inigualable, de toda mi existencia. Fue un amanecer fresco, conduje mi carrito hasta la frontera del país vecino, me adentré (2) horas en Venezuela, por la carretera principal, debía tomar  turno en la estación de servicio para abastecerme de combustible, como hacía periódicamente todas las semanas.

Llegue sin inconveniente a la estación de gasolina, surtí completamente el tanque, después de varias horas de espera, y tome el trayecto de retorno.

Hubo mucho tráfico aquel día, largas filas de autos se formaron y muchos trancones hicieron lento el retorno, debí pasar varios peajes y alcabalas. Tenía mucha hambre y sed, y mis pensamientos se concentraban, en aquel delicioso manjar que me esperaba, ese desayuno exquisito, elaborado por las madres, con tanto amor y esmero.

Por fin, llegue nuevamente al calor del hogar de mis Padres, recuerdo, me recibió muy juguetón chocolatico, un perrito de pocos meses de vida, que había encontrado recién nacido y moribundo en una esquina, en Caracas, la capital de Venezuela, el día 15 de agosto de 2004. Observe la hora de llegada, eran las 9:15 AM, y mi madre exclamo desde la cocina “ Hijo, está listo su desayuno, busque dentro del horno micro-ondas “

…así fue, deguste el delicioso manjar, y me fui a la alcoba a descansar. Me senté al borde de la cama, me quite la camisa, mi perrito se metió debajo del colchón, como hacía siempre y aún hace; entonces me dispuse a quitarme los zapatos, y fue allí, cuando mis pies sintieron quedar en vacío, fue una sensación, como si el piso de la habitación se había hundido. Mis pies pasaron de largo, no había piso y quedaron colgando en vacío. Casi caigo de bruces al abismo, No caí en la profundidad, porque estaba sentado en la cama. Por unos instantes quede atónito, NO salía de mi asombro e impresión, todo se conjugaba para una revelación de Jesucristo sin precedentes, que hoy les narro.

…Súbitamente mi habitación quedo en total oscuridad, siendo de día, eran las 9:15 de la mañana. Era una oscuridad total y absoluta jamás experimentada, estaba muy confundido, por instantes sentía que mi habitación había viajado, a lugares lejanos y desconocidos, pero al mismo tiempo, escuchaba las voces de mi madre y la empleada del servicio doméstico, dialogando tranquila y placenteramente en la habitación contigua; y eso me aturdía más.

…No sabía ¿Por qué? mi alcoba, se había convertido en la cima de un inmenso abismo, de un momento a otro; abismo que nació desde mi cama y se precipito, cientos de kilómetros de profundidad debajo de mis pies, no sabía ¿Por qué? mi alcoba había quedado pérdida y extraviada y colgada en lugar desconocido. (después supe, NO era el cielo y tampoco el infierno, aquello que DIOS mostro, después supe, que todo fue algo de la divinidad de DIOS y nada fue infernal, después supe, DIOS me utilizo para que relatara este mensaje a la humanidad, con un propósito claro, después supe, fui un simple instrumento para mostrar lo que llaman limbo, el purgatorio de DIOS, una sala de espera donde DIOS decide, SI perdona nuestros pecados individuales, y allí supe, DIOS es grande y misericordioso, único capaz de juzgar, perdonar, y obsequiarte, la salvación eterna)

…me encontraba desnudo, en medio del frio más inclemente, era “LA OSCURA OSCURIDAD” titiritaban mis dientes, subí mis piernas al colchón, y pude  darme cuenta, por tacto, que mi cama se redujo en tamaño, hasta quedar reducida, hasta una cuna de bebe. Debí acurrucarme, para no caerme de allí, recogí mis rodillas y sin darme cuenta, había adoptado una posición fetal.

…No salía de mi asombro y del estado de pánico indescriptible, de pronto escuche, la voz de mi madre, dialogando tranquila y pausadamente en la habitación contigua, le dictaba a Teresa, la empleada doméstica, un listado de compras faltantes, para el estofado de cordero, que planeaban preparar, ese día para el almuerzo.

…entonces, comencé a gritar con toda mi capacidad pulmonar: “MAMA, TERESA” auxilio, ayúdenme, suplicaba; gritaba: por favor ¿qué les pasa por qué no responden? Por favor entren a mi alcoba y enciendan la luz, no puedo bajarme de la cama, el piso se hundió, hay un inmenso abismo bajo mis pies y estoy en una cuna de bebe diminuta e incómoda. Todo era inútil, nadie podía escucharme, los minutos corrían y la desesperación se apoderaba del incrédulo hombre. Este era un hombre bueno, amoroso y con tiernos sentimientos, hombre del común y corriente, que NO sabía, lo que estaba pasando, todo era confusión, por momentos creí, se trataba de un terremoto, y me dejaba llevar por los recuerdos históricos, donde mi ciudad natal, había desaparecido totalmente en 1875, por culpa de un fenómeno natural.

 …el frio se hacía insoportable, la posición fetal adoptada era incomoda, y había comenzado hacer mella en mi cuerpo, sentía calambres en toda la espalda y suplicaba en pensamientos, que vuelva  la luz. (DIOS puso el sentir, para que exprese hoy a todos:  que doce (12) horas, allí donde estuve, equivalen a (1) año terrenal “…seguía clamando por un poco de luz, nunca deje de hacerlo, ya había perdido toda esperanza de volver a mi casa, nadie me escuchaba, ya no volví a escuchar los diálogos de las dos mujeres. (Madre y empleada)

…la posición fetal era incómoda, trate de observar mis manos y nada podía ver, pero al dar vuelta al dorso, “oh sorpresa”; pude apreciar un tenue reflejo de luz en mis uñas. Me quede embelesado observando mis uñas mucho tiempo, era el único lugar, donde hallaba un poco de luminosidad.

…Al cabo de un rato comencé a maldecir por mi desgracia y desesperación, busque toda justificación y argumentación humana frente a DIOS, haciendo juicios de valor, sobre la injusta decisión para conmigo, un humilde y buen hombre. Recuerdo exclamar así: ¿Por qué? me buscaste a mí, para eso me buscas, para torturarme mi Señor, ¿Por qué? viniste a mí, solo para hacerme daño y sufrir, ¿será? que me confundiste con los hombres malos, deshonestos y criminales, ¿Por qué? me haces esto, si eres el DIOS de la justicia y la misericordia.

…y repetía incesante: búscate hombres asesinos y desalmados para que pasen estas pruebas, YO soy un hombre bueno, que ama a Padre y Madre, que ama sus hermanos y familiares, que jamás ha cometido hurto, robo y delitos, soy un hombre de buenos sentimientos, No soy merecedor de este castigo injustificado. (Después supe, y ahora clamo: “Inmerecido soy mi Señor, por haberme dejado relatar tus maravillas, siendo el más insignificante de tus hijos, la última oveja que hace fila en tu rebaño, de miles de millones” )

…Me desmaye por largo tiempo, perdí el conocimiento, no supe cuánto tiempo de allí (donde estaba) o de aquí (terrenal), nunca sabré cuanto paso, pero me desmaye por largos y eternos minutos.

 …al cabo de un rato, desperté nuevamente, comencé a llorar de manera intensa, mis lágrimas eran mares de desconsuelo, mi quebranto titiritaba y crujía al igual que mis dientes, lloraba con  desgarro, por la vida que se aleja, sin poder despedirte de tu padre y madre, de tu amada familia y tus seres queridos, suplicas estar con ellos y solo te sentís, acompañado con tus lágrimas, que sin querer, son las que te abrazan.

…fue entonces que mire hacia mi costado derecho y pude observar un reflejo tenue y muy luminoso de las uñas de otra persona, supe que allí había alguien a mi lado, como ha (3) metros de distancia, era otro hombre como yo, supe por sus uñas, y le grite, ¿quién eres? Puedes oírme, háblame amigo, ¿quiero saber dónde estamos? ¿Esto qué es?, No podía escucharme, menos podía responderme, allí no hay sonidos, ni voces, allí no hay olores, nada podemos ver, la incomunicación es total, pero siempre supe, eso NO era el infierno, siempre supe, NO sabía dónde estaba.

…Grande fui mi asombro, cuando pude descubrir que ha (3) metros, por todos mis cuatros costados, podía ver el reflejo tenue de luminosidad de uñas, de otros muchos, supe allí habían conmigo, miles de hombres como yo, DIOS puso sentir para que exprese hoy: “ que estábamos separados a distancias de (3) metros, arriba, abajo, izquierda, derecha, y por los (4) costados, allí se hallaban conmigo, miles de millones de hombres, supe, esto era el limbo, un purgatorio, una gigantesca sala de espera, donde estamos desnudos, en medio del frio; esperando a mi Señor Jesucristo, el divino Salvador, para que decida quien pasa al cielo y obtenga vida eterna.

…Desde aquí, desde la humilde y bendecida ciudad de Cúcuta, DIOS envía un mensaje a toda la humanidad, y dice: “Que si alguien un día creyere, en cada letra de este relato vivencial, habrá dejado mensaje efectivo para otros.

…NO tenia fuerzas, estaba derrotado, y le dije: “Señor ya No quiero sufrir más, quítame la vida, sácame de aquí muerto, No quiero vivir más este tormento, dile a mi familia que mucho los ame, déjame morir sin dolor, necesito descansar, PERO quiero sepas mi amado Señor, tomo esta decisión, con mucho miedo y temor”

…Hubo un largo silencio por mucho tiempo, fue el único instante donde sentí un poco de calma, y levante mi cabeza ya sin fuerzas, me había rendido, dentro de una crónica fatal anunciada, y en medio del horizonte negro de la “OSCURA OSCURIDAD” pude divisar una lucecita microscópica, que por instantes creí, era un reflejo de uñas de alguien, pero mi sentir expreso diferente, en ese instante. Fije mi vista en ella, era lucecita diminuta, hice un ejercicio de observación muy concentrado, sentía que Si la perdía, perdía mi última esperanza.

…Y pusieron palabra en mi boca, en ese instante cambio mi sentir de espíritu, y exprese: “Sálvame Señor, ¿eres tú? Te siento convertido en lucecita microscópica, Sálvame divino Salvador, ayúdame Jesucristo, dame otra oportunidad, olvida todo lo expresado anteriormente, ahora quiero vivir, ya no quiero morir, quiero vivir solo para ti, dame vida eterna para amarte por siempre “expresaba todo diferente, sin recriminaciones, argumentaciones y justificaciones, y le decía: enséñame como hago para ganar tu amor, te siento ahora, sé que estas allí, te veo convertido en lucecita, y te juro NO te soltare de mis ojos; de mi amor, de mi corazón y de mi espíritu; estos son mis ojos Señor, los mismos que se posaron deslumbrados al mundo terrenal, estos que han derramado lagrimas insulsas por amores de corazón, inspirados solo en poesía y románticos instantes, esas lágrimas de sentimentalismo y emoción humana que antes tuve, juro las cambio ahora, si me salvas, serán ahora, lágrimas de amor por ti, de tanto adorarte, se quebrantara mi llanto, solo ante tu hermosura y tus maravillas mi amado Jesucristo; te prometo mejorar y hacer algo útil para que todos te conozcan, NO soy escritor Señor, pero lo único que hago es escribir, dejaré que guíes mis manos, seré tu humilde escriba, dejaré escritos por doquier, narraré sobre tus maravillas, y si nadie los leyera, tomare millones de papelitos escritos y los enrollaré, y los pondré debajo de las piedras, para que algún día, un distraído caminante, lea sobre mi amor por ti, que es ínfimo, comparado con el amor que tu ofrendas a toda la humanidad; pero si nadie leyera mis escritos, YO mismo los leeré mí Señor, para sentir así, el amor que me tienes, el amor que te entrego y el amor que tienes reservado para todos.

…y seguía clamando: Perdona mis pecados Señor, si estoy contigo no sentiré temor, YO soy una simple e insignificante brizna de arena en la playa, en medio de toda la arena de la inmensidad del mar que representas, pero tu Señor, no haces distingos, abres tu corazón a todos, y nos amas a todos por igual, “Hágase tu voluntad Jesucristo, acepto tu decisión, si consideras que debo quedar aquí enterrado, en este abismo oscuro, hazlo ya, pero Si decides lo contrario, dame tu mano, no soltare tu mano jamás, me aferrare en ella, será mi soporte y saldré de aquí protegido con tu infinito amor, hablare Ti en todos lados, escribiré todo cuanto pongas a mi ojos, No me dejarás avergonzar, porque me haces sentir, No te avergonzarás de mí jamás, dame tu mano Señor Jesucristo, llévame contigo, y sácame de este abismo oscuro y frio.

…entonces, la lucecita se acercó y llego ante mis ojos convertida en una esfera luminosa de dos metros de diámetro, y la esfera se detuvo a (15) mt de distancia, y FUE ALLI, cuando mis ojos le vieron por primera vez, salió caminando, únicamente pude mirarle desde sus rodillas hasta sus pies, era un andar divino, celestial, y llegaste delante mío esa mañana, mi Señor Jesucristo, rey de reyes, te detuviste frente a mí, como el Cristo hecho hombre, estabas tan solo a (50) centímetros de distancia, estiré mis brazos largos para tocarte y NO lo permitiste Señor, trate de levantar toda mi cabeza para ver tu rostro y tampoco lo permitiste Señor, solo me dejabas ver desde tus rodillas hasta tus pies. Te pedí háblame Señor, quiero oír tu voz, quiero escucharla, tampoco lo hiciste Señor, pero pude escucharte desde mi espíritu, a través de tu espíritu, y hoy narraré todo a los hombres.

…me encontraba deslumbrado ante tu hermosura y te decía: bello eres mi Señor, cuanta belleza reposa en ti, que sensación divina sentirte y tenerte cerca, permite Señor, y autorízame a relatar cómo  eres tú. Señor: escribo que tu luz y resplandor son únicos, que los destellos celestiales que brotan de tu alrededor son indescriptibles, (supe, porque me has hecho sentir para decirlo, que por mucho esfuerzo, para describir ante todos los hombres tu belleza, tan solo podré alcanzar un (10%) de tu magna hermosura, y me dices: que si juntaran todos los trillones de libros escritos por el hombre, manifestando tu hermosura, jamás llegaran a describir la tercera parte).

…Fueron (10) largos minutos terrenales, que inmerecidamente me concediste con propósito, Señor: pude apreciar el pedazo de túnica que cubre tus rodillas hasta la parte intermedia de tus pantorrillas. Era una túnica con tela brillante, tela en plata deslumbrante, con ribete de (2) cm de ancho, en seda y satín, color gris claro, aluminada y destellante. Pones en mi sentir, que el gusano de seda, que proporciona el hilo, solo habita en tu divinidad y que ningún modisto del mundo, podrá fabricar y elaborar el diseño y contextura de esa túnica en hilo de plata, y con decoraciones de escarchas de diamantes.

…Que decir de tus sandalias Señor Jesucristo: en talla 39, cruzadas en equis “X”, en cuero color plata mate, con suela de medio centímetro de espesor; las sandalias fueron fabricadas sin costuras por ningún lado, y todo el borde exterior de la suela, y todo el entrelazado en forma de “X” de la parte superior, allí están incrustados, cientos de diamantes y brillantes preciosos de diferentes tamaños, son piedras ultra-brillantes, con el triple de talla sobre la piedra, sobre el número de tallas actuales, comparada a las utilizadas por los fabricantes de diamantes. Pusiste sentir en mi, Señor, para que dijera, que la piedra del diamante, habita en la mina ubicada, en los confines del cielo y la divinidad. Y me dices: que cada sandalia lleva alrededor de 300 diamantes. En total 600 en ambas.

…Y qué decir de tu piel, la describiré: es de nácar, de color nacarado brillante, suave, deslizante, tu piel tiene mil veces más, tersura y suavidad, que el cutis de un bebe recién nacido; tu piel es blanca y    porcelanizada, es color blanco celestial y majestuoso, tu piel es intocable, aunque tú, si puedes tocarnos en cada instante, cada mañana al amanecer y cada noche al recostarnos, porque entras y nos besas, a todos al tiempo, sin distingos de raza, credo, posición social  e intereses terrenales.

…Y qué decir de tu estatura mi Señor Jesucristo, mides (1.69) de alto, y pones sentir en mí, para decirles a los hombres; que tu estatura espiritual es tan grande, que NO cabías por las puertas normales, Y tuvieron que construirte y abrirte, gigantescas puertas del cielo para que puedas pasar.

…ese día termino, la luz volvió a mi alcoba nuevamente, observe el reloj, eran las 10 de la mañana de ese Noviembre del año 2004. Habían trascurrido, solo 45 minutos de ese evento sobrenatural, de carácter espiritual. Mi perrito salió debajo de la cama, y revoloteo su colita muy feliz, era un bebe, lo subí a mi cama y lamio mi rostro, hoy mi perrito tiene 10 años, sigue feliz. Ese día de Noviembre mi vida cambio para siempre. Todo lo aquí relatado, fue un hecho real y verídico, sucedió esa mañana, yo salí de mi alcoba, y me fui directo a la habitación de mi Madre y le narre todo el evento, me respondió emocionada: ESCRIBELO HIJO, ASI TODOS SABRAN DE TU EXPERIENCIA CON JESUCRISTO.

Desde ese día, siento tener una misión al escribir, aunque NO soy escritor. Fue así, como DIOS puso desde el año 2004 y hasta el presente año 2013, más de (40) cuarenta relatos vivenciales, con visiones espirituales, con milagros de sanación, revelaciones proféticas, mensajes divinos, fenómenos sobrenaturales y paranormales, contactos con otros espíritus, y TODO será relatado y revelado, a través de mis humildes letras contenidas en (40) relatos.

…A veces siento, DIOS me puso en el sentir, que estuve en el vientre de mi madre ese día, DIOS me llevo al vientre de mi Madre nuevamente, por eso la posición fetal, por eso redujo mi espacio como una cuna de bebe, y antes de nacer a la vida, en el alumbramiento, me permitió viajar y ver algo, donde su propósito fuera, que pudiera algún día narrarlo a la humanidad, en forma de mensaje de la divinidad para todos. También Dios pone en mi sentir, que a veces utiliza como instrumento, a personas del común y corriente, personas desconocidas, para que narren estas experiencias.

Autor: ( discipulodecristo_627 @ hotmail.com )

 

 

 

 

Powered by Bullraider.com
Sábado, Febrero 17, 2018

Escritores y Lectores

Hay 48 invitados y ningún miembro en línea

Descubrir...

Encuesta Twitter

Safe Creative #0910120060733